Ubuntu: Soy porque nosotros somos- Nuestro propio Grupo de Facebook

Ubuntu: Soy porque nosotros somos

hace unos pocos meses

Toda expedición necesita un campamento base, y hoy quiero presentarte el nuestro.

Quienes llevan conmigo en esto desde el principio, me han dicho en numerosas ocasiones que tenía que haber ofertado salidas y actividades mucho antes, que Nomadapto al fin y al cabo es un negocio y debe percibirse como tal.

No estoy de acuerdo, al menos no del todo, y eso me ha hecho lidiar con la extrañeza de mi gente más cercana, que en muchas ocasiones, no ha entendido bien lo que estaba haciendo.

Si, Nomadapto es (también) un negocio.

Me apasiona escribir, viajar, la montaña, y enseñar a los demás. También aprender.

Yo soy Guía de Montaña.

Es lo que estudié, y si, podría haber creado una web ofreciendo actividades desde el primer día, ponerles un precio, hacer unas campañas de publicidad agresivas orientadas a la venta, y punto.

Solo hay un fallo en ese plan: que eso no es lo que yo quiero.

El objetivo principal de Nomadapto nunca ha sido vender las actividades. El dinero es un mal necesario.

Siempre digo que si tuviera la suerte de vivir en un mundo en el que no hiciera falta el dinero y todos eligiéramos nuestras profesiones en función de nuestros gustos, en plan Aldea Pitufa, yo haría lo mismo que hago ahora.

El objetivo principal es ayudar a la gente, dar a quienes no las tienen, las herramientas necesarias para llegar a donde quieren llegar y en la medida de lo posible con sus propios medios… con todo lo que ello implica.

“Vender” las actividades, es una manera de responder a dos necesidades fundamentales del proyecto: mantenerlo económicamente, y trascender las limitaciones de la pantalla, para vernos las caras y poder aprender los unos de los otros.

Por eso, el eje central de este proyecto siempre has sido tú.

Si si, tú, lector, tú que estás leyendo estas líneas desde tu móvil ahora mismo.

Comprenderás que, con esto en mente, una de mis principales preocupaciones desde el principio ha sido “crear comunidad”, buscar y atraer a una serie de personas (como tú) muy afines a las ideas que aquí se defienden.

Gente curiosa, activa, con ganas de aprender, de salir, de explorar. Gente con quien intercambiar experiencias.

No me vale cualquiera, yo estoy aquí para conocerte a ti. 

En mi lucha por hacer llegar mi proyecto cada vez a más gente, he probado diferentes estrategias.

En el siglo XXI, la tecnología facilita muchas cosas, pero también es muy fácil perderse entre todas las combinaciones posibles de herramientas y estrategias.

Hay demasiada información, demasiado ruido en la red, y como en cualquier proceso de aprendizaje, al principio uno es torpe en lo que hace.

Una de mis mayores torpezas, ha sido utilizar grupos de Facebook públicos de mi temática (montaña, senderismo…) como canal para dar a conocer mis artículos, y conseguir una difusión de mis contenidos.

¿Resultado?, una gran cantidad de visitas que no volvían, o lo que es lo mismo, que no servían para nada.

Tener miles de visitas en la web, solo sirve para masajearte el ego si luego no regresan.

Yo escribo en un blog, tengo una página en Facebook… pero no vivo de los “me gusta”… ni siquiera de las visitas a la web.

Prefiero 4 suscriptores interesados, a los que poder ayudar de verdad, conscientes de que mi servicio es mucho mejor y más personalizado que el que les ofrecen las grandes empresas del sector, y de que le pongo más cariño precisamente porque estoy en contacto con la gente… que 400 que solo están de paso.

Por eso esta semana he hecho una importante limpieza de suscriptores inactivos, y por eso he decidido crear un nuevo canal de comunicación (uno más) al que quiero invitarte a nuestro… 

¿Y qué va a ser esto?

Un espacio para aprender, exponer, proponer, pasarlo bien y conocernos mejor.

Creo que es muy, muy interesante que los suscriptores y simpatizantes en general podáis hablar entre vosotros.

Hasta ahora, la comunicación siempre ha sido muy “cerrada”: en el blog es directamente unidireccional, y en los otros soportes que tenemos (email, teléfono, whatsapp…) está limitada a mi y uno de mis usuarios al mismo tiempo.

Lo que pretendo con esto es precisamente que conozcas al resto del equipo, a todas esas otras personas que, además de ti, están leyendo estas líneas y se sienten de alguna manera identificadas con mi trabajo, o bien por las cosas que cuento, o bien por cómo las cuento.

Al final el cómo o el por qué has llegado aquí, probablemente sea lo de menos, lo importantes es todo lo que puedes aportar al resto de la comunidad, y creo que este nuevo grupo es una manera fantástica de hacerlo.

¿Cómo me apunto?

Muy fácil, si quieres unirte a nuestra pequeña comunidad de montañeros inquietos, solo tienes que entrar en el grupo (pinchando en el botón de arriba) y solicitar unirte.

Después de eso, solo tienes que indicarme tu nombre y apellidos, para que pueda autorizar tu ingreso. Puedes dejarme un comentario en este post o enviarme un e-mail a gon@nomadapto.com con algo como esto: 

“¡Hey Gon!, ya he solicitado acceso al Grupo de Facebook, mi nombre es (pon aquí tu nombre y apellidos), ¡nos vemos dentro!”

¿Alguna inspiración?...por supuesto que si.

Hace tiempo leí un libro llamado “El Hombre en Busca de Sentido” en el que Viktor E. Frankl, psiquiatra, escritor y superviviente de los campos de concentración nazis, contaba su experiencia y cómo aquellos momentos tan traumáticos le llevaron a comprender lo que él entiende como el propósito de la existencia.

Me llamo mucho la atención cómo le da la vuelta a la tortilla.

Mientras que, normalmente, nos dedicamos a preguntarnos qué podemos esperar de nuestra propia vida, qué podemos “sacar de ella”, el Dr. Frankl, plantea la pregunta al revés, en los términos de “¿qué espera la vida de ti?, ¿qué puedes aportar a los demás?”

Es una consideración cuanto menos interesante, que le sitúa a uno en una posición activa, de responsabilidad, y le coloca como actor principal de su vida, en lugar de ser el espectador pasivo que sigue esperando que la vida le trate bien, o al menos con justicia.

En la misma línea, existe un término sudafricano que quizá conozcas, y que siempre ha regido mi vida y mi proyecto: ubuntu.

Desmond Tutu, clérigo y pacifista sudafricano y destacado activista en la lucha contra el Apartheid, define esta regla ética en éstos términos:

“Una persona con ubuntu es abierta y está disponible para los demás, respalda a los demás, no se siente amenazado cuando otros son capaces y son buenos en algo, porque está seguro de sí mismo ya que sabe que pertenece a una gran totalidad, que se decrece cuando otras personas son humilladas o menospreciadas, cuando otros son torturados u oprimidos.”

Ubuntu suele traducirse como “Soy porque nosotros somos”, “Una persona es persona en razón de las otras personas”, o “Todo lo que es mio, es para todos”.

No se me ocurren mejores cimientos para todo lo que está ocurriendo en Nomadapto.

¿Te apuntas?, ya ya estoy dentro.

Hace tiempo leí un libro llamado “El Hombre en Busca de Sentido” en el que Viktor E. Frankl, psiquiatra, escritor y superviviente de los campos de concentración nazis, contaba su experiencia y cómo aquellos momentos tan traumáticos le llevaron a comprender lo que él entiende como el propósito de la existencia.

Me llamo mucho la atención cómo le da la vuelta a la tortilla.

Mientras que, normalmente, nos dedicamos a preguntarnos qué podemos esperar de nuestra propia vida, qué podemos “sacar de ella”, el Dr. Frankl, plantea la pregunta al revés, en los términos de “¿qué espera la vida de ti?, ¿qué puedes aportar a los demás?”

Es una consideración cuanto menos interesante, que le sitúa a uno en una posición activa, de responsabilidad, y le coloca como actor principal de su vida, en lugar de ser el espectador pasivo que sigue esperando que la vida le trate bien, o al menos con justicia.

En la misma línea, existe un término sudafricano que quizá conozcas, y que siempre ha regido mi vida y mi proyecto: ubuntu.

Desmond Tutu, clérigo y pacifista sudafricano y destacado activista en la lucha contra el Apartheid, define esta regla ética en éstos términos:

“Una persona con ubuntu es abierta y está disponible para los demás, respalda a los demás, no se siente amenazado cuando otros son capaces y son buenos en algo, porque está seguro de sí mismo ya que sabe que pertenece a una gran totalidad, que se decrece cuando otras personas son humilladas o menospreciadas, cuando otros son torturados u oprimidos.”

Ubuntu suele traducirse como “Soy porque nosotros somos”, “Una persona es persona en razón de las otras personas”, o “Todo lo que es mio, es para todos”.

No se me ocurren mejores cimientos para todo lo que está ocurriendo en Nomadapto.

¿Te apuntas?, ya ya estoy dentro.

Gonzalo

Sobre el autor

Gonzalo

Soy Guía de montaña profesional, escritor vocacional, y necesito moverme y conocer nuevos lugares y personas casi tanto como respirar.

Desde 2015, trabajo en Nomadapto, mi propio proyecto, en el cual trato de mejorar la vida de la gente utilizando la montaña como excusa.

Seguir Gonzalo:

Deja un comentario