La gran nevada de Madrid en 1996. El cambio climático y el fin de la nieve.

Recordando la nieve, una mirada al pasado.

La inmensa mayoría de mis recuerdos felices de la infancia tienen como escenario la Sierra de Guadarrama, y de entre todos ellos tengo uno muy presente estos días.

Por aquel entonces, mi familia subía con relativa frecuencia al chalet del Club Alpino Español (del cual éramos miembros) en el Puerto de Cotos.

En uno de aquellos fines de semana, concretamente en enero de 1996, la Sierra pasó a ser noticia nacional por la copiosa nevada que bloqueó la carretera del Puerto de Navacerrada durante dos semanas, ocultó coches, y provocó que para entrar en muchos edificios hubiera que excavar túneles en la nieve.

Hoy, 21 años después, estoy escribiendo estas líneas en el mes de noviembre en manga corta. Está claro que algo está pasando, y no me mola nada por dónde van los tiros ni lo que tenemos por delante.

Funicular de Cercedilla a Cotos. Fotografía de José María Reques. Fuente: Ayuntamiento de Cercedilla.

El puerto de Navacerrada en la gran nevada de 1996. Foto de  María Reques. Fuente: Ayuntamiento de Cercedilla.

Glaciaciones y períodos interglaciares.

No hace falta ser glaciologo para comprender las nociones básicas de lo que es una glaciación, con haber atendido aquél día en clase, tenemos suficiente para sacar conclusiones.

Básicamente, el clima en nuestro planeta funciona de una forma ciclica (lógico, el planeta es un sistema cerrado), y precisamente por eso y porque conocemos muchos de los factores determinantes del clima, podemos predecirlo.

En ese comportamiento cíclico, se van alternando una serie de periodos en los cuales desciende la temperatura a nivel global (glaciaciones), con otros en los cuales la temperatura por lo general aumenta (periodos interglaciares)

Que nosotros sepamos, ha habido al menos 4 grandes períodos glaciares en el pasado, siendo el último de ellos el llamado “Würm”, hace unos 80.000 años... más o menos.

Desde entonces y hasta la fecha, nos encontramos en lo que se llama un periodo interglacial.

Vamos, que el planeta se calienta de manera natural.

Entonces, ¿eso del  calentamiento global es una chufla?

Responsabilidad del ser humano

Vale, el planeta se calienta de forma natural, y puede que aquella gran nevada de mi infancia fuese una anomalía.

Lo que me llama la atención es que, pese a la abrumadora cantidad de pruebas que lo sostienen, más de una vez me he encontrado gente que, apoyándose en el argumento de que vivimos en un periodo interglacial ha intentado poco menos que negarme la existencia de una responsabilidad por nuestra parte en el cambio climático.

Veamos un dibujito:

Esto es una reconstrucción de la temperatura del planeta durante los últimos 2000 años.

Evidentemente, ni en tiempos de Jesucristo ni en la Edad Media había nadie allí con un termómetro para ver qué demonios estaba pasando (por eso es una reconstrucción)

Este tipo de gráficas se elaboran a partir de proxies (una serie de indicadores indirectos, como el grosor de los anillos de los árboles o la distribución geográfica de fósiles) que nos dan una idea de cómo estaban las cosas por aquel entonces.

Como ves hay numerosas líneas de colores, correspondientes a diferentes reconstrucciones, pero a partir de 1800,  hay una línea negra más marcada, que es la que se corresponde con los registros instrumentales (esos sí están hechos con termómetro)

Como vemos, exceptuando la pequeña edad de hielo que sabemos que hubo entre 1400 y 1800, la temperatura del planeta se ha mantenido razonablemente estable durante los últimos 2000 años.

Que curioso que a partir del siglo XIX, momento en el que descubrimos todo aquello de quemar carbón, la máquina de vapor, y empezamos con la Revolución Industrial, la gráfica despegue como un cohete.

¿Que cada año hay menos nieve?, si, entre otros factores porque cada vez hace más calor.

El futuro pinta mal

Sí cada vez tenemos menos nieve, eso quiere decir que cada vez hay menos agua.

¿Nunca has pensado de dónde viene el agua de los ríos en los periodos en los que no llueve?, efectivamente, si te pones a tirar del hilo, al final ves que viene del deshielo de las montañas.

Puede ser directamente por el  deshielo de la nieve en ese momento, o puede que esa nieve se descongelase hace meses y el agua se quedase atrapada en las turberas (un tipo de ecosistema de alta montaña del que hablaremos otro día, que actúa como una inmensa esponja)

En cualquier caso, cuanta menos nieve y menos agua mayor desertificacion.

Ya estamos poco a poco empezando a notar los efectos, pero las previsiones más pesimistas, hablan de el 80% de España convertida en un desierto para mediados de este siglo.

¿Te imaginas un desierto de rocas como el del Sahel, desde Cádiz hasta Huesca?

Pues no es una peli de ciencia ficción, ni algo que nos la deba pelar porque nosotros no vamos a verlo: es lo que va a pasar dentro de nada.

¿Guadalajara dentro de 50 años?

¿Qué puedo hacer yo?

En cuanto a las medidas individuales ya lo sabes de sobra: reciclar, vigilar el agua que

consumimos, no pisarle tanto al coche, no pedir bolsas de plástico en el super... en fin todo eso que ya no se entra por una oreja y no sale por la otra.


Yo creo que lo más efectivo, para empezar, es darse cuenta de que esto es una realidad, de que ya no podemos cambiarla sino simplemente mitigar un poco sus resultados, y hacer lo poco que podamos en la medida de nuestras posibilidades.

Por mi parte, eso incluye hacer proselitismo cada vez que puedo en la barra del bar o desde el blog, y salir a la montaña todo lo posible para disfrutarla antes de que se acabe.

Conclusión

Sé que este post me ha quedado un poco pesimista y postapocaliptico, pero no termino muy bien de comprender cómo es posible que estando todos metidos en el mismo cacharro que va girando por el universo no nos preocupemos de cuidarlo un poquito más.

Allí al fondo estamos tú y yo... flotando...

Seguro que conoces esta famosa foto. Es la imagen que consiguió tomar la sonda Voyager justo cuando estaba saliendo del Sistema Solar, y el pequeño puntito blanco que está dentro del círculo azul es La Tierra.


Si los que estamos aquí no nos esforzamos por cuidar esto, me da la sensación de que nadie va a venir de fuera a arreglarlo.

Gonzalo

Sobre el autor

Gonzalo

Soy Guía de montaña profesional, escritor vocacional, y necesito moverme y conocer nuevos lugares y personas casi tanto como respirar.

Desde 2015, trabajo en Nomadapto, mi propio proyecto, en el cual trato de mejorar la vida de la gente utilizando la montaña como excusa.

Seguir Gonzalo:

Deja un comentario