Guía de Montaña: ¿Es interesante contratarlo? ¿Qué ventajas nos aporta?

¿Por qué necesitas un Guía de Montaña?

hace unos pocos meses

Los llamados “deportes de riesgo” (qué poco me gusta ése término), están cada vez más de moda, y cada vez cobra mayor relevancia y protagonismo la figura del Guía de Montaña.

Este oficio, pese a contar con una larga tradición, sigue rodeado de dudas para la mayor parte de la sociedad.

Hoy te voy a contar qué beneficios te aporta contratar un Guía en tus actividades de montaña, y por qué es recomendable hacerlo.

Para empezar, ¿qué es eso de un Guía de Montaña?

Aquí el cuerpo me pide hablarte de la larga tradición de esta profesión, de su historia, de la Compañía de Guías de Chamonix (la primera que se creó)... pero ya lo hablaremos en próximos artículos, y hoy nos vamos a centrar en lo concreto:

En España hay un cierto vacío legal en todo lo referente a esta profesión, y es normal que las cosas se confundan.

¿Qué te viene a la cabeza cuando piensas en un Guía de Montaña?... probablemente cosas como "escalada", "expedición", "alpinismo", "riesgo"... no estoy muy desencaminado ¿verdad?

La mayoría de la gente asocia esta profesión con la Alta Montaña y el alpinismo más extremo, y aquí está el primer error: solo sabiendo qué es, sabremos si nos interesa.

En España los Guías de Montaña nos dividimos en 4 especialidades:

  • Alta Montaña
  • Escalada
  • Barrancos
  • Media Montaña

Como ves, la “imagen” que todo el mundo tiene en la cabeza, es la de un alpinista con material invernal, a 3.000m, guiando una expedición en el Himalaya o los Alpes.

Eso son Guías de Alta Montaña

Son los más famosos, pero no son los únicos, y de echo, como cualquier élite, son una minoría en el gremio.

Luego están los Guías de Escalada y de Barrancos, que también son bastante minoritarios, por la sencilla razón de que se dedican a actividades más específicas.

Pero la mayoría de los Guías, son (o empiezan siendo) Guías de Media Montaña, también llamados "Guías Acompañantes".

¿Sabes cuales son las funciones de un Guía Acompañante?, fundamentalmente la docencia, la interpretación del entorno.

Y eso nos lleva a la gran pregunta...

¿Por qué es interesante contratar un Guía de Montaña?

Si pensabas que un Guía de Montaña solo se dedica a ascensiones de alpinismo, es lógico pensar que no lo necesitas para las actividades más sencillas que tú practicas, pero ahora ya sabes que los Guías Acompañantes se mueven en otro entorno.

Curiosamente, la inmensa mayoría de accidentes en montaña se producen actividades sencillas, y los accidentados suelen ser gente con poca o ninguna experiencia que se ha aventurado más allá de sus posibilidades por simple desconocimiento.

Un Guía sabe trazar el mejor recorrido adecuándolo a las características del grupo, sabe marcar los ritmos y llevar los tiempos, y por eso puede evitar muchos accidentes. 

A mi me gusta pensar que nuestro medio de trabajo natural, es el pequeño espacio que queda entre las sencillas excursiones autoguiadas (con caminos balizados y carteles informativos) que hace la mayoría de la gente... y las complicadas actividades de alpinismo que mencionábamos antes.

Esa es la trinchera, ahí es donde los Guías de Media Montaña desarrollan sus actividades para dar el mejor servicio a sus clientes.

Como ves, todo va encajando.

Guía de montaña

Actividad de senderismo de un Guía Acompañante

Guía de Alta Montaña

Actividad en glaciar propia de un Guía de Alta Montaña.

Seguridad

El argumento más obvio para hacer una actividad de montaña con Guía, es garantizar la seguridad.

Como eres un lector inteligente, asumo que a esta conclusión ya habías llegado tú.

Recuerda mis palabras: “a un Guía de Montaña, la seguridad se le presupone”.

Jamás deberías contratar a un guía que no te transmita seguridad.

Recuerda que estás en tu derecho como cliente de pedirle que acredite su formación (los guías serios, estamos encantados de enseñarte nuestras credenciales, para eso nos las hemos ganado)

Así que, sí, una de las funciones de un guía, es garantizar la seguridad del grupo durante la actividad, pero no es la única, ni debería ser la que diferencia a un buen guía de uno malo.

La función principal de un Guía no es eliminar el peligro, eso es imposible.

La función de un Guía es gestionar los riesgos que se presentan durante la actividad, e interpretar lo que estamos viendo.

Conocimientos

Un Guía de Montaña, es como el guía de un museo: aporta la diferencia entre apreciar y comprender.

Si alguna vez has hecho una visita guiada a un museo o en cualquier actividad turística, te habrás dado cuenta de que no tiene nada que ver hacer la visita por tu cuenta, que con alguien que se ha formado para contártelo todo y sumergirte en la historia.

Lo que ves es lo mismo, pero desde luego no lo aprecias de igual forma: en una visita guiada, los matices son mucho mayores.

Un Guía cualificado, tiene conocimientos de geología, botánica, fauna, topografía, climatología... y no solo puede anticiparse a casi cualquier contratiempo  mucho antes que cualquier persona sin experiencia, sino que leerá para ti las señales de la naturaleza. 

Te mostrará cómo interpretarlas, y te enseñará que un paisaje siempre es mucho más de lo que parece a simple vista, que los pequeños detalles que parecen irrelevantes, encierran para el observador entrenado mensajes importantes.

Piensa que tú estudias la montaña por afición, pero que para el Guía es un trabajo, es su manera de ganarse la vida.

El tiempo que tú pasas en tu trabajo, o en tus labores cotidianas, el Guía de Montaña lo ha pasado formándose en todas estas disciplinas, y seleccionando las mejores rutas para proporcionarte el día de la actividad la mejor experiencia posible.

Si además de eso, el Guía es bueno, seguramente se esforzará por transmitirte parte de sus conocimientos para que tú progreses como montañero y podáis afrontar juntos en el futuro desafíos cada vez más complejos.

Los buenos guías a menudo imparten cursos sobre aspectos más técnicos, y no es raro el caso de actuales compañeros de cordada y buenos amigos, cuya relación empezó siendo la de Guía-Cliente.

Un buen guía nunca deja de aprenderse sigue formando y reciclando a lo largo de toda su carrera, por lo tanto, siempre tendrá algo que ofrecer.

Guía de Montaña

Aquí me tienes haciendo lo que mejor se me da: explicar cosas, en este caso, la acción de los glaciares  en la formación del paisaje.

La comodidad que supone para el cliente

La diferencia entre una excursión aburrida, mal planificada y una actividad lúdica, pedagógica, enriquecedora, y apasionante, está en las horas empleadas en la preparación de la misma.

Hoy en día lo tenemos más fácil que nunca:

  • Llegas el viernes por la tarde a casa, cansado de trabajar.
  • Entras en una página como Wikiloc, lees algunos post en blogs y foros de senderismo.
  • Eliges la ruta que más te apetece, descargas un track directamente en tu smartphone, y sales al campo a realizar la actividad al día siguiente.

¿Te suena de algo?, estoy seguro de que si.

Es una realidad de la cual los guías somos conscientes.
Una realidad que nos lleva a ofrecer servicios cada vez mejores para demostrar la necesidad de nuestro oficio.

A mi de hecho, me parece algo bueno, es algo que me obliga a esforzarme día a día para ofrecer mejores actividades.

No hace falta decir que con la planificación apresurada que hemos visto en el ejemplo de arriba, muchas cosas pueden salir mal.

  • No hay un plan B por si hace mal tiempo.
  • No sabes la forma física de quién ha hecho el track, y suele puede no ser del todo fiable.
  • No sabes en qué época fue grabado ese track.
  • Si tu teléfono o GPS se queda sin batería, es posible que tengas dificultades.
  • En el mejor de los casos, vas a repetir una ruta ya ejecutada, si, pero te vas a perder muchos matices.

En cambio, una ruta que ha sido cuidadosamente planificada para ti por una persona a tiempo completo, cuenta con todas las medidas de seguridad necesarias, y proporciona al cliente una experiencia que nada tiene que ver.

Es garantía de calidad.

Esa ruta estará cargada de información útil.
El guía habrá tenido en cuenta los mejores lugares para parar.
Los momentos en los cuales dar la información más pertinente.

En fin, una serie de cosas que probablemente tú, cuando llegas cansado el viernes, no tienes ni tiempo ni ganas de hacer.

La experiencia

No, no me estoy refiriendo a la experiencia del guía, eso se da por supuesto.

Me refiero a la experiencia que vas a vivir realizando una actividad guiada, en un grupo reducido, con un Guía profesional.

Existen empresas y portales, que por unos precios ridículos, te prometen la mejor actividad de montaña posible, con los Guías de Montaña más cualificados.

En muchas ocasiones, parte de esos profesionales son guías en prácticas que están realizando su formación, apenas tienen experiencia, y les cuesta dar abasto.

Esto es así porque el modelo de negocio de estas empresas, se basa en la cantidad de clientes por salida, no en la calidad de las mismas.

Yo he sido uno de esos guías en prácticas, y te garantizo que me es imposible explicar la orografía de un terreno, o el mecanismo de defensa de una planta, a un grupo de 50 personas.

No importa que intentes dar el mejor servicio, con la mejor de las voluntades.
Es sencillamente imposible llegar a todos por igual.

De los grupos de Facebook en los que un particular organiza una salida gratuita, mejor ni hablamos ¿has oído hablar de los Seguros de Responsabilidad Civil?, ¿no?… pues esas personas tampoco, si no no se explica que se expongan a los problemas legales que pude suponer un accidente en esas condiciones.

Tenlo en cuenta si te decantas por esa opción: sin la formación adecuada, no habrá seguro, y aunque te digan que lo hay, la compañía no se hará cargo, y todos los problemas y gastos que implica un accidente (y un posible rescate) correrán de tu cuenta, lo cual no ocurre con un Guía profesional cualificado con su formación y su seguro en regla.

Por todo esto somos cada vez más los Guías que apostamos por la calidad de la actividad con grupos reducidos, porque como ves, la experiencia no es la misma en un grupo pequeño organizado por un Guía, que en un gran rebaño gestionado por una gran empresa.

Guía de Montaña

No sé a ti, pero a mi una actividad con más de 20 personas me parece dificil de disfrutar, por eso yo trabajo con grupos reducidos.

Conclusión

Ahora que ya sabes a qué se dedica un Guía de Media Montaña, tienes todos los argumentos para decidir si te compensa contratarlo.

Posiblemente para muchas de tus actividades no sea así, pero para otras muchas, lo más probable es que te suponga una ventaja contar con la seguridad y la experiencia que aportan sus servicios, teniendo además en cuenta que las tarifas, para lo que se obtiene a cambio, suelen ser bastante comedidas.

Espero que te haya sido de utilidad, si ha sido así, me encantará leer tus observaciones en la sección de comentarios, aquí abajo.

Gonzalo

Sobre el autor

Gonzalo

Soy Guía de montaña profesional, escritor vocacional, y necesito moverme y conocer nuevos lugares y personas casi tanto como respirar.

Desde 2015, trabajo en Nomadapto, mi propio proyecto, en el cual trato de mejorar la vida de la gente utilizando la montaña como excusa.

Seguir Gonzalo:

Deja un comentario