¿Como usar un GPS de montaña?: introducción básica al GPS.

Como funciona un GPS de montaña

Últimamente no sé qué me da más miedo, si la gente que sale a la montaña sin mapa ni brújula ni capacidad para usarlos… o los que llevan un GPS de última generación creyendo que les protegerá de cualquier cosa.

Mi propia experiencia me dice que una amplia mayoría de usuarios de dispositivos GPS no conoce, en el mejor de los casos más de un 30% o 40% de las funcionalidades que permite el aparato.

Hay mucha gente que lleva un dispositivo super-funcional y carísimo… y lo utiliza como una especie de talismán protector, como si el mero hecho de portarlo ya fuese suficiente garantía de seguridad frente a un imprevisto.

El GPS es una herramienta más del alpinismo, y como tal, hay que entender su funcionamiento y sumergirse a fondo en sus posibilidades, y así, el día que haya que utilizarlo para solventar una emergencia, su manejo será tan fluido como lo es atarse los cordones de las botas.

Si quieres adentrarte en el apasionante mundo del GPS, este artículo es para ti.

Empecemos por sentar las bases:

GNSS

El término GPS se utiliza con una ligereza increíble por parte de usuarios, fabricantes, puntos de venta, medios de comunicación y prensa especializada.

Se ha terminado asimilando a una tecnología, aunque algunos lo utilizan para referirse al propio aparato… y casi todos están de acuerdo en que son las siglas en Inglés de “Sistema de Posicionamiento Global”…

Pero la realidad, es que se trata de una tecnología ampliamente extendida, que aún tiene más sombras que luces. Vamos a iluminarlas.

GPS es un sistema.

Un sistema (como hay otros) de una tecnología llamada GNSS, las siglas de Global Navigation Satellite System, o Sistema Global de Navegación por Satélite.

Se trata de una constelación de satélites que envían información a la tierra en forma de ondas de radio.

Los dispositivos receptores, utilizan esa información para decodificarla, y mostrar una serie de informaciones de tiempo y espacio al usuario (tales como posición, velocidad, hora, cálculos sobre tiempos estimados, y muchas otras cosas)

Como funciona un GPS de montaña

GPS de montaña y navegadores.

Como sabes, se trata de una tecnología muy extendida en muchos segmentos de la sociedad, desde la aviación civil hasta tu smartphone.

Hay un espacio en el cual el GNSS está perfectamente asentado y que merece una mención especial. La industria del automóvil.

Un navegador de coche, no es un GPS de montaña, y aunque utiliza la misma tecnología (GNSS) y el mismo sistema (GPS) no reúne las características necesarias para ser usado en la naturaleza.

Lo digo porque lo he visto hacer.

El Tomtom, es para el coche, no para hacer una ascensión en Pirineos, y el perjuicio potencial de su uso por un público no acostumbrado, es enormemente mayor que cualquier posible ventaja.

De los smartphones se puede decir algo parecido aunque con matices: se encuentran justo en la fina línea que separa el uso correcto del incorrecto.

Su uso puntual con aplicaciones, conocimientos y estrategias específicas, puede ser beneficioso e incluso determinante en situaciones de emergencia, pero un uso inadecuado, por las propias limitaciones del aparato (fundamentalmente de batería) y generalizado desconocimiento del sistema por parte de los usuarios, lo convierten también en un peligro.

Puedes utilizar el móvil como un receptor GPS… solo si sabes muy bien lo que estás haciendo (no intentes subir al Aneto guiándote por la aplicación de Google Maps).

Por esto es tan importante saber en todo momento de qué estamos hablando, y no utilizar el concepto GPS a la ligera.

NAVSTAR-GPS y GLONASS

Cuando hablamos de “GPS”, nos referimos en realidad a un sistema llamado NAVSTAR-GPS (NAVigation System and Ranging – Global Position System)

¿Recuerdas cuando hablando de mochilas de montaña te conté la relación entre la cordura con que se fabrican y la bomba atómica?, ¿recuerdas que vimos que a menudo las cosas que utilizamos en montaña han sido desarrolladas con fines militares?, pues con esto vas a flipar:

NAVSTAR-GPS es un sistema de gestión de la tecnología GNSS que ya conoces, y fue un invento del Departamento de Defensa del Gobierno de los Estados Unidos (concretamente del NORAD, el Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial) .

Resulta que los americanos, allá por el final de la Guerra Fría, se dieron cuenta de que la mejor manera de guiar los posibles pepinazos que tuvieran que tirarle a la Unión Soviética era mediante esta tecnología de satélites.

Pero claro, para continuar con el I+D+I de todo aquello, hacía falta financiación.

Un huevo de financiación.

¿De donde sacarla?, fácil, atento a la jugada:

NAVSTAR-GPS, consta de dos segmentos, un segmento militar y uno civil.

El segmento civil, es todo lo que ya conoces: el GPS de montaña, el navegador del coche, tu smartphone… y todo eso utiliza la tecnología GPS (NAVSTAR-GPS) es decir, su constelación de 24 satélites.

Has acertado: las empresas que te han vendido a ti, usuario, toda esa tecnología, pagan unos derechos de uso al gobierno americano, y con toda esa pasta se financia (en parte) el segmento militar de NAVSTAR-GPS.

Así que si, hacía falta financiación, y la magia del capitalismo hizo el resto: parte del dinero del último móvil que te has comprado, ha acabado financiando un sistema de guiado de misiles balísticos.

Y digo yo, que si el margen de error oficial declarado para el segmento civil de GPS es de 15m, ¿te imaginas la precisión del segmento militar, el sistema que guía los pepinazos?… a mi me aterra solo pensarlo.

Por su parte, los rusos no quisieron quedarse atrás y desarrollaron en paralelo otro sistema, el GLONASS (Global’naya Navigatsionnaya Sputnikovaya Sistema) que es lo mismo que NAVSTAR-GPS pero a lo ruso (si la constelación americana consta de 24 satélites, los rusos metieron 31)

Cuando la URSS se fue a hacer puñetas, el proyecto cayó en el olvido por falta de financiación.

Hoy en día está de nuevo operativo y es administrado por la Federación Rusa.

Los europeos tenemos también nuestro sistema, que se llama Galileo.

Es una respuesta europea de finales del siglo XX a los dos gigantes anteriores. Cuando ves que puede haber bronca y todo el mundo empieza a coger palos, tú quieres el tuyo por si te cae alguno.

Galileo es un proyecto de la Agencia Espacial Europea, que se inició en 2003 y que en principio debería estar operativo en 2020 (ya veremos)

También cabe destacar “Compass Beidou” (el sistema chino)

En fin, sé que me pongo un poco conspiranoico con todo esto, pero seguro que ahora entiendes por qué es tan importante saber exactamente qué demonios se esconde detrás de las famosas siglas.

Todo esto está muy bien, pero, ¿cómo funciona un GPS de montaña?

Conceptos Básicos.

El dispositivo GPS es un reloj.

Ni más ni menos.

Lo que el dispositivo recibe por radio de los satélites (siempre debe conectarse al menos con 3), es información acerca de la posición de los mismos en un momento dado.

Con esa información, el aparato sincroniza su propio reloj con el de los satélites y calcula el tiempo que tardan en llegar las señales.

Luego mide la distancia a cada uno de los satélites, y conociendo las distancias, determina la propia posición relativa respecto de dichos satélites.

Conociendo además las coordenadas o posición de cada uno de ellos por la señal que emiten, se obtiene la posición absoluta o coordenadas reales del punto de medición.

Un “daño colateral” de todo esto es que el reloj del receptor, está perfectamente sincronizado con el reloj atómico de los satélites, con lo cual es lo más fiable para tomar las uvas de fin de año.

Uso básico del GPS de montaña:

Pues no es un asunto en absoluto sencillo, de hecho, en la formación de Guía de Montaña, GPS es una asignatura completa del segundo año, así que como te imaginarás, no voy a contarte todo lo que sé del tema.

Para el artículo de hoy, me voy a centrar en dos conceptos clave, y en una serie de recomendaciones que creo importantes, y en artículos futuros iremos profundizando.

Los dos conceptos que vamos a ver hoy son los waypoints y los tracks (en este campo, los anglicismos mandan)

Waypoint:

El waypoint, es un archivo informático, un conjunto de datos que son editables.

Esos datos incluyen, por defecto, la ubicación de un punto concreto del planeta, medido en diferentes sistemas de coordenadas y expresado en latitud y longitud.

Además, se le puede dotar de un nombre propio, un icono, una o varias fotografías, comentarios al respecto y alguna otra cosa.

Toda esta información, puede ser visualizada en un ordenador o un dispositivo compatible, así como compartida, enviada o editada en todo momento.

Esto es muy útil para marcar determinados elementos del terreno cuya ubicación necesitemos conocer con exactitud.

Track:

El track, es una sucesión de lo que conocemos como “puntos”.

Los “puntos” son similares a los waypoints, pues contienen información de latitud y longitud, pero a diferencia de aquellos, no son editables.

No se les puede añadir información como podemos hacer con los waypoints.

Un punto no es mas que eso, un punto, una ubicación determinada y conocida que puede ser mostrada sobre un mapa.

Una sucesión de estos puntos, es lo que conocemos como track.

El track es, sobre todo cuando estamos empezando a conocer el manejo de los GPSs, el alma del asunto, ya que permite a un usuario compartir un determinado recorrido realizado con otro usuario o grupo de ellos.

Y ahora vamos con unas recomendaciones que doy basadas en mi experiencia:

Recomendaciones de uso:

  1. Lleva el GPS en la mochila, no a mano, y úsalo solo cuando sea necesario. Evitarás la tentación de consultarlo todo el rato, con lo que ahorrarás una barbaridad de batería y no te distraerá de posibles peligros de la ruta o del paisaje.
  2. Recuerda que la mayor o menor precisión del artilugio, depende de la configuración del terreno. En bosques densos o desfiladeros profundos, así como en zonas muy abruptas, puede tener un error de decenas de metros.
  3. Recuerda también que en última instancia, su mayor o menor precisión depende de los caprichos del señor que tiene los dedos en el teclado del NORAD, y puede cambiar a voluntad el funcionamiento de tu dispositivo.
  4. El GPS es una herramienta electrónica delicada, y depende de una batería que puede fallar o gastarse. Además, generalmente no funcionan muy bien a bajas temperaturas.
  5. El GPS no es, ni será jamás, un sustituto ni del del mapa, ni de la brújula, ni de la capacidad para utilizarlos. Se trata de un valioso complemento.
  6. La primera regla para el manejo del GPS, es no volverse dependiente de él.
Gonzalo

Sobre el autor

Gonzalo

Soy Guía de montaña profesional, escritor vocacional, y necesito moverme y conocer nuevos lugares y personas casi tanto como respirar.

Desde 2015, trabajo en Nomadapto, mi propio proyecto, en el cual trato de mejorar la vida de la gente utilizando la montaña como excusa.

Seguir Gonzalo:

Deja un comentario