Ajustar bastones senderismo. Longitud óptima para mejorar el rendimiento.

¿Como ajustar unos bastones de senderismo?

La semana pasada hicimos una breve introducción a los bastones de trekking.

En ésta ocasión vamos a despejar algunas dudas acerca de su ajuste y utilización, te aseguro que tiene más miga de lo que puede parecer (aunque tampoco es que haga falta hacer un máster) ¡vamos con ello!

Cómo ajustar la longitud

Tal vez el primer problema con el que nos encontramos cuando el bastón es regulable.

Es un tema “delicado” en el que, para variar, no hay una receta única.

Generalmente se suele aceptar que la longitud del bastón tiene que ser tal que, estando en terreno llano, y con el bastón apoyado en el suelo, el ángulo de la sangradura (la parte interna del codo, si, por lo visto se llama así, yo también he flipado) sea de 90º.

Esto es así…con matices.

Como en otras tantas cosas, se ha terminado aceptando como una “norma” algo que es una “orientación”.

Para comprender realmente, cual debe ser la longitud de nuestros bastones, pensemos en su funcionamiento:

El bastón sirve para impulsarnos cuando vamos cuesta arriba, y para apoyarnos cuando vamos cuesta abajo.

Esto es lo primero que hay que entender.

Cuesta arriba, impulsar, cuesta abajo, retener.

Cuando el terreno es ascendente, si lo que pretendemos es impulsarnos con el bastón, lo haremos mediante una contracción del triceps, y solo podremos hacerlo si la punta del bastón se encuentra significativamente más retrasada que el pié contrario (recuerda que bastones y pies avanzan alternándose, pie derecho, bastón izquierdo) 

En terreno ascendente, no sirve de nada (como suele verse) que la punta del bastón, al avanzarlo, caiga medio metro por delante de nosotros, ya que no vamos a poder “empujarlo”, hasta dar medio paso más.

Esto es energía perdida.

En bajadas, en cambio, no tiene sentido impulsarnos con él, sino que lo utilizamos para retener parte de nuestro peso y descargar trabajo a las rodillas (esa es su función)

Esto lo conseguimos posicionando la punta del bastón “por delante” de nosotros.

Como ves, la punta del bastón, tanto al subir como al bajar, está posicionada en un terreno más bajo que nuestros pies (adelantado en bajadas, y retrasado en subidas) lo que quiere decir que necesitamos una longitud ligeramente mayor a la del famoso ángulo recto en la sangradura.

Necesitamos por lo tanto un ángulo “algo menor” que esos famosos 90º. ¿Cuánto menor?, pues eso depende ya de cada uno, pero desde luego no sirve de nada llevar la empuñadura del bastón a altura del hombro.

Una vez más, apelamos al sentido común.

¿Qué demonios es la dragonera?

La dragonera es esa especie de cinta que se encuentra cerca de la empuñadura del bastón. Efectivamente, ni el palo se llama palo, ni la cinta se llama cinta. Bastón y dragonera 😉 , al pan, pan y al vino, vino.

¿Por qué se llama así?

Yo tengo una teoría. Basada en nada eh, si tuviera pruebas sería una ley, como la de la gravedad, pero como no las tengo, es solo una teoría, como la de la evolución.

Desde mediados del s.XVI, y hasta principios del XIX, en los ejércitos de toda Europa y América,existió una unidad de caballería llamada “dragón”.

Estos tíos, los dragones, generalmente (variaba en función del ejército) combatían con sable (lo que es lógico en unidades de caballería) y lo más importante: con pistola.

Yo sospecho que a alguno de estos tipos, en algún momento, se le ocurrió que era una buena idea atarse la pistola a la muñeca para no perderla en mitad de una batalla (lo cual me parece de lo más lógico)

Por ello, supongo que el termino “dragonera”, deriva de los dragones de caballería (no de los que escupen fuego)

Como digo, es solo una teoría mía (cuando algo es de mi cosecha, yo lo digo) y si alguien tiene otra o ha investigado al respecto, agradecería mucho cualquier información abajo en la sección de comentarios.

ajustar bastones senderismo

Única imagen que he podido encontrar de lo que digo, quizá la idea fue de éste muchacho

¿Para qué sirve?

Ok, pensemos un poco. 

Ni lo nuestro es una pistola, ni estamos en medio de una batalla.

Por lo tanto la dragonera no es para evitar que perdamos el bastón, ni para evitar que se nos caiga.

¡La función de la dragonera es apoyarnos en ella!

Efectivamente, la dragonera sirve para apoyar el peso y no tener que “agarrar” el bastón por la empuñadura (con lo que evitamos que se nos agarrote el brazo).

Para conseguir esto, sin que se nos estrangule la muñeca, hay que pasar la mano por la dragonera de una manera específica. 

ajustar bastones senderismo

Así no, la dragonera no hace su trabajo porque no apoyamos el peso

ajustar bastones senderismo


Así si: apoyamos el peso en la dragonera y no se nos carga tanto el brazo al no tener que "agarrar" el bastón.

Otro efecto “colateral” de colocar bien la dragonera del bastón (y esto lo saben muy bien los esquiadores) es evitar partirnos el dedo pulgar en caso de caernos y que el bastón se quede enganchado en algún sitio (una roca, una rama…)

Es un tipo de lesión bastante frecuente, y que es fruto, simple y llanamente, de la falta de información, y que se puede evitar colocando bien la dragonera desde un principio.

Te dejo el vídeo de un prototipo de “dragonera antifractura” por llamarlo de alguna manera, en el que se ve muy bien esto. 

Cuándo conviene usarlos

Los bastones no se usan siempre.

Hay terrenos en los cuales, por ser demasiado abruptos o accidentados, los bastones se convierten en una molestia.

Siempre que sea necesario usar las manos para progresar, ya sea para realizar pequeñas trepadas o simplemente para mantener el equilibrio, el lugar de los bastones es en el macuto.

Los bastones son perfectos en caminos amplios, como pistas forestales.

En cuanto detectes abundancia de rocas o vegetación, quizá lo más conveniente sea guardarlos.

Trata de anticiparte a éstas situaciones.

O dos o ninguno

Veo a mucha gente que camina con un solo bastón.

Por regla general, no tiene mucho sentido.

Hemos visto que los bastones sirven para equilibrarte, y que se avanza siempre el bastón contrario al pie que avanza.

Piénsalo bien: mientras tienes los dos pies en el suelo, estás en una posición estable, es cuando estás en mitad de un paso (con un pie en el suelo y el otro en el aire) cuando estás en una posición de desequilibrio.

Precisamente ahí es cuando el bastón viene a auxiliarnos, creando un “segundo pie” artificial, allí donde no lo hay, es decir, “sustituye momentáneamente” al que está en el aire.

Salvo que salgas a hacer senderismo a la pata coja, o estés utilizando el bastón como muleta por tener algún tipo de lesión, si vas a usar bastones, tienes que utilizar dos (dos pies, dos bastones)

Gonzalo

Sobre el autor

Gonzalo

Soy Guía de montaña profesional, escritor vocacional, y necesito moverme y conocer nuevos lugares y personas casi tanto como respirar.

Desde 2015, trabajo en Nomadapto, mi propio proyecto, en el cual trato de mejorar la vida de la gente utilizando la montaña como excusa.

Seguir Gonzalo:

Deja un comentario